8 de febr. 2017

LA PRIMERA APROXIMACIÓN A LA DEMOCRACIA EN CHINA


El término democracia y su debate en China entraron en las agendas, tanto de los políticos como de los intelectuales chinos, a mediados del siglo XIX. Pensadores como Kang Youwei 康有为 (1858-1927), Yan Fu 严复 (1854-1921), Liang Qichao 梁启超 (1873-1929) o Sun Yat-sen 孙逸仙 (1866-1925), entre otros, comenzaron a preguntarse cómo adaptar la democracia a las circunstancias históricas, económicas, sociales y políticas de China, y una vez hecho el planteamiento, si, en primer lugar, la democracia era viable tal y como se entendía en Occidente, o bien se había adaptarse a las características de China, o bien, como tercer punto y último escenario, si una vez exploradas todas las definiciones, obstáculos, beneficios y perjuicios, la democracia debía refutar del marco de pensamiento chino.

Todos estos movimientos de ideas se iniciaron con Wei Yuan 魏源 (1794- 1857), quien fue el primer erudito chino en hablar del concepto democracia en China. Wei Yuan estaba profundamente preocupado por la crisis que afrontaba China en el siglo XIX, pero, mientras él seguía siendo leal a la dinastía Qing, también esbozó una serie de propuestas para la mejora de la administración del imperio.

Wei Yuan editó y publicó en 1842, Hǎiguó túzhì 海 國 圖 志 (Introducción a los países de ultramar), que fue el primer libro, que se publicó en China, para observar las políticas extranjeras, las economías y las sus culturas. Inicialmente el autor describe el sistema federalista, de la forma en que se practica en los Estados Unidos, y lo hace de manera positiva:

"No hay rey o emperador en los Estados Unidos de América [un país] que se compone de veintisiete estados y millones de ciudadanos... Los veintisiete estados fueron divididos en dos áreas, Occidente y Oriente, y eligieron a una persona llamada presidente. El presidente no es hereditario y tiene que ser cambiado en un periodo de cuatro años. Tal sistema político es fundamentalmente diferente al de nuestra historia, y todo el pueblo estadounidense es consiente de ello. ¿Por qué no creemos que está bien?”

¿Pero realmente era necesario intentar adaptar el modelo de las democracias liberales en China? Para mostrar una de las respuestas más adoptadas entre los autores intelectuales de mediados del siglo XIX hasta principios del XX en China, cabe citar hoy en día a Francis Fukuyama cuando explica que "Al final de la historia, no será necesario que todas las sociedades se conviertan en sociedades liberales exitosas, meramente que terminen con sus pretensiones ideológicas de representar formas diferentes y superiores de la sociedad humana".

Este es precisamente el debate que surge en el seno de la sociedad china a mediados del siglo XIX y que se ha ido extendiendo durante décadas, hasta el día de hoy. Una de las premisas que ha surgido a lo largo del estudio del debate de la democracia en China, es lo que Francis Fukuyama advierte, con posterioridad, cuando afirma que: “la democracia liberal es la única norma universalmente válida porque fundamentalmente resolvía las "contradicciones involucradas” en la lucha humana por el reconocimiento de esta, asegurando un reconocimiento universal e igualitario que no es convincente”. La tesis de Fukuyama explica que las circunstancias históricas y culturales particulares de cada sociedad, hacen de la democracia liberal al estilo euroamericano un concepto inadecuado, incluso perjudicial, por sus sociedades, y las alternativas no liberales tienen unas soluciones a sus problemas.

Cap comentari:

Publica un comentari